El arte ha sido una de las últimas industrias creativas en dar el salto al mundo digital pero cada vez más gente está comprando obras online sin siquiera haberlas visto en vivo… Así que parece que los tiempos están cambiando.

Para los turistas que visitan Londres y quieren ver arte contemporáneo, la primera parada obligatoria es la galería Tate Modern. En 2012, un récord de 5,3 millones de visitantes se pasearon por sus instalaciones.

En Reino Unido, son más quienes visitan galerías de arte y museos que quienes asisten a partidos de fútbol de la Liga Premier. Pero también hay un récord de quienes ven arte por internet. Ahora, comprar arte en la red se está convirtiendo en algo común.

Es una industria que mueve unos 60 mil millones de dólares al año y un gran negocio al que hincarle el diente.

Se estima que el mercado del arte online crece cada año un 20 por ciento.

“Vendemos más arte al mes de lo que la mayoría de galerías tradicionales en un año”, afirma Rebecca Wilson, directora de otra galería británica, Saatchi.

“Eso de debe a una audiencia internacional enorme, mucho trabajo y un equipo de curadores que se asegura de la calidad de las obras”, explica.

Además, se ve más arte online que físicamente y, con cada vez más arte colgado en la red que en las paredes de los museos, ¿están perdiendo importancia de las galerías físicas?

“Incluso antes de que las compras se hicieran online, la mayoría de las ventas no se hacían en las galerías físicas sino en las ferias de arte”, le explica a la BBC Jonas Almgren, director ejecutivo del sitio web Artfinder.

Fuente: BBC Mundo